Responsabilidad Social Cooperativa

Cotesma cumplimentó los requisitos de licitud que exige la Ley Nº25.326 de Protección de Datos Personales difundida por la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales, asumiendo el carácter de Responsable Registrado.

Historia

Hace algún tiempo

"Nosotros éramos un grupo de cuatro o cinco personas que nos reuníamos en un bar del pueblo a tomar un café o un vermut, allá por el año 1960. Uno de los que concurría asiduamente era el señor Antonio Vidal, quien comentaba regularmente lo lindo y útil que sería tener teléfono en San Martín de los Andes”. Así comenzó a narrar la historia de la creación de la Cooperativa Rodolfo Zúñiga a un joven sanmartinense.
"Ese grupo de personas eran Aldo Zmud, Ramón Asmar, Rodolfo Zúñiga, Marcelo Tulli y Antonio Vidal. Era este último quien trataba de convencer “a los compañeros de café para comenzar las gestiones para poder instalar los teléfonos en San Martín”. Con ese propósito, este grupo de personas se dirigió a Teléfonos del Estado (que era la empresa encargada de proveer el servicio telefónico) entregándole toda la información que se consideraba relevante: cantidad de población, plantel exterior a extender para la colocación de teléfonos, cantidad de líneas de base, etc.
Transcurridos aproximadamente veinte días se recibió la contestación de Teléfonos del Estado, quien consideraba que, debido a la escasa población (aproximadamente 4.500 habitantes en aquellos años), no resultaba rentable la colocación de teléfonos en San Martín de los Andes.
La empresa estimaba que esa instalación debía esperar cinco o diez años más. El bar volvió a nuclear al grupo que había recibido la rotunda negativa y uno de ellos, Vidal, concibió la idea de formar una cooperativa. Las narraciones de Vidal, que conocía el movimiento cooperativo, entusiasmaron a todos y hubo más cafés y vermucitos que acompañaron largas charlas y proyectos.
 

1961

El 15 de Agosto de 1961, en el Palacio Municipal, se redactó el estatuto de la Cooperativa y se formó el primer Consejo de Administración: Antonio Vidal, en la presidencia; Ramón Asmar en la vicepresidencia; Oscar Sturzenegger como secretario; Beatriz Arratibel como pro secretario; en la tesorería Antonio Espert y Zacarías Chidiak como protesorero. Los vocales titulares eran: Guillermo Dotti, Aldo Zmud, Rodolfo Zúñiga y Edgardo Renauld. Y los vocales suplentes fueron Aldo Bertoldi, Marcelo Tulli, Craceri y Eduardo Elormendi en la sindicatura, Willy Hassler como síndico suplente.
El próximo paso era conseguir los fondos necesarios para hacer operativo el funcionamiento de la Cooperativa, pero la respuesta de los pobladores no fue alentadora. “Unos por un lado no veían la utilidad de tener teléfono, diciendo que si se querían comunicar con alguien estaban dispuestos a caminar el par de cuadras que los separaba. Y muchos de los que querían tener el servicio telefónico veían como imposible la provisión por parte de la Cooperativa recién constituida”. Del total de la población entrevistada, los integrantes del flamante consejo observaron que con mucho esfuerzo se llegaba a las cien líneas. Y se decidió encarar el desafío comenzando con esas cien.
Luego comenzaron tratativas con los proveedores para la compra de un equipo de 350 líneas, ya que creían que los vecinos, al conocer la existencia del servicio, iban a demandar la provisión del mismo. Pero aún era un gran esfuerzo, ya que no podían reunir los fondos necesarios. Un grupo de consejeros partió hacia Neuquén para solicitar un préstamo y fueron recibidos por Felipe Sapag, entonces gobernador de la provincia. Sapag los alentó y los derivó al Banco Provincia. El Banco estuvo de acuerdo en conceder el préstamo pero era necesaria una garantía.
La Cooperativa aún no tenía inmuebles propios, era necesario buscar otro respaldo: los consejeros ofrecieron sus bienes personales y fue aceptado por el Banco. Todo esto fue gracias a la solidaridad y ayuda mutua que se evidenciaba en los fundadores. A partir de aquí se comenzaron a recaudar las cuotas sociales, que eran elevadas porque el capital inicial necesario era alto.

1964

Dos años y medio después de la constitución de la Cooperativa, se pudieron comprar los equipos necesarios y colocar el plantel exterior. Para motivar a los pobladores a que solicitaran el servicio, se decidió colocar los teléfonos en forma prioritaria en los lugares públicos, para que todos se enteraran que había llegado el teléfono y dejaran de verlo como algo imposible.
Una anécdota cuenta las primeras estrategias comerciales: los integrantes del Consejo se hacían llamar al bar para generar curiosidad e interés en la población. A partir de la colocación de las primeras líneas, la Cooperativa mostró un crecimiento sostenido que generó, al poco tiempo de su puesta en funcionamiento, la necesidad de ampliar el plantel exterior.
 

Actividad

Hoy, Cotesma, la Cooperativa Telefónica de San Martín de los Andes, es una empresa que se ha propuesto ser líder en telecomunicaciones en el sur neuquino, para hacer de San Martín de los Andes una ciudad comunicada.